domingo, 12 de febrero de 2012

¿PERSONAS O ROBOTS? ¿Esa intuición?


El pretexto de este post, es un artículo leído en el blog de @lasblogenpunto

Aparece un vídeo en el escrito, del realizador Tom Jenkins ... 
"... que nos sumerge en el mundo de las emociones virtuales, 
de los deseos más íntimos que tratan de encontrar
 refugio y salida a través de la tecnología". 
.....

Si te gusta el vídeo, perfecto.
Quizá te hace pensar y no necesitas la lectura.
De ésta puedes indicar si es
'interesante, aburrida, larga, muy lograda'.
Y otras opciones, por supuesto º_~



¿Qué hacemos por aquí?
(...)


Me venía a la cabeza algo: cuando era pequeño me impresionó mucho, la película, en alguna versión que no recuerdo de TV de 'Alicia en el país de las maravillas'. Quedó en mi cabeza para siempre verla meter la cabeza en la pantalla y desaparecer dentro del televisor. Unos días más tarde, tiré el aparato al suelo porque me puse a indagar detrás de él, para saber qué tenía dentro.

¿Porqué digo ésto? Porque el post que tienen arriba, parece equiparar el error que cometí cuando era un infante, a éste de surfear intensamente en la red.
La 'versión adulta y madura del comportamiento que tuve de niño, de mi impresión y mi lanzamiento del objeto al suelo, podría ser, pasarse cinco horas -yo sí lo he hecho- delante de la pantalla construyendo mundos interiores, mundos ilusorios, paisajes emocionales, llamémosle así.
¿Es eso cierto? ¿Se equiparan? No creo que sea central pero ¿Son falsos esos mundos interiores o paisajes ilusorios?
Yo no iría tan lejos afirmándolo, porque ¿Qué es falso y qué es ilusorio?
¿Acaso cuando hemos visto una fotografia en un medio, de una persona, no hemos decidido formarnos una opinión de ella? ¿Es incorrecta o desacertada esa actitud?
¿Acaso no sabemos que, entre una persona y la otra hay una cortina, como un hueco que decidimos llenarlo nosotros?
Nuestras opiniones se leen así: "a no ser que se demuestre lo contrario", como se dice en derecho.
Es decir, nos formamos una idea, sabiendo que se puede contradecir, pero tenemos que atenernos a algo.
Nuestra estructura busca seguridades por eso dotamos a las apariencias, cuando nos parecen suficientes, de verdad, aunque no sean un dogma para nosotros, sino algo 'abierto'.
Engañoso. 
De otro modo, ¿para qué servirían las apariencias?
La apariencia se va dotando de sentido en la medida en que nuestra experiencia nos enseña a leer lo que vemos, es decir, en la medida en que nos enseña a fabricar un discurso y ese discurso queda corroborado por una realidad 'a posteriori'.
Quiero decir que por supuesto que una persona da valor a una apariencia dotándola de expectativas. Y esa persona lo sabe.
Acertar o no puede depender de la suerte, pero depende MAS de la perspicacia, de la madurez, de la experiencia, de su estructura emocional... y casi siempre, hay un componente tan elevado de elección propia que lo hace un acto voluntario.
Somos responsables y creemos, porque damos valor a nuestra forma de percibir, con las herramientas que nuestras vivencias han ido construyendo.
No creo que tengamos que infravalorar los documentos audiovisuales, como los que arroja internet:
vídeos, fotografías, grabaciones, creaciones literarias...

Reproduccines de todo tipo que son fruto del universo intelectual y emocional de la persona, más o menos espontáneo y sincero, lo cual tambien es valorable, pueden ir conformando perfectamente su realidad. O pueden aproximarnos a su realidad y acercarnos al universo de esa persona.

Usé el término 'acercar'.
Ahora permíteme que lo use en su sentido primigenio: aproximación física.
Y lo hago para llamar la atención sobre el hecho de que cuando conocemos a alguien 'in situ' también usamos nuestra percepción que está condicionada por nuestras perspicacia, madurez, experiencia, vivencias, estructura emocional ...
Muchas veces decidimos ir hacia adelante en una relación basada en el conocimiento del tú a tú, físico (y esto trae aún más problemática para los expertos en escribir, filósofos, 'reflexólogos' ... maestros en rizar el rizo) y las equivocaciones son frecuentes.

Si vamos más allá y hablamos de relaciones que se institucionalizan, las cifras de fracaso o de error, son apabullantes y tristísimas.
En la calle, nuestra experiencia acumulada,
 juega igualmente con el azar.
¿Vamos a dar a internet una calificación extra, para adjetivarlo como el lugar donde se fracasa en la percepción o en la valoración de la persona?
Yo no estoy tan seguro de que sea acertado.
Porque el post de Boronat, o de @lasblogenpunto, es un molde, un lugar a tener en cuenta del que se parte para comprender. Es la idea que hay que ver despacio, pero como algo introductorio.
Una columna más de un edificio para hacer una valoración, en mi opinión.

Insisto mostrando un botón de muestra: ¿no les ha pasado que han hablado con Menganito o Zutanita y les ha dicho posteriormente una tercera persona:
 "Qué poco demuestras que conoces a la gente al opinar de él de ese modo" o ..  "esa conclusión de él que expresas es radicalmente falsa como te demuestro...". Etc, etc.
Y lo mismo al presentársenos personas por cualquier canal: TV, periódicos, opiniones de otros, tertulias, etc.

El artículo de Boronat incide en lo que no es internet. Incide en la traición a las expectativas que se originan en algunos al relacionarse en la red teniendo la pantalla como reflejo único de esa persona. Eso está bien.
Su post es necesario absolutamente en la bibliografía, si se me permite la pedantería. Y tiene mucha calidad; más bien, me parece exquisito. También, mencionando algún detalle, selecciona siempre con mucho cuidado y tino, los vídeos porque los pone a la altura de su calidad escribiendo.
El emparejamiento es bueno, a mi parecer.
Pero su post no es 'el Edificio' para aprehender las relaciones por internet, sino una columna de ese edificio.

Os animo a seguir construyendo las vuestras, a través de los minutos o las horas -al gusto, como siempre- delante de la pantalla, la única manera en que pueda ir formándose un poso -sedimento-  en el fondo de vuestro entendimiento, única manera de conformar la experiencia y las decisiones: vuestras decisiones:  a través de la prueba y el error ...¿? ...

A propósito ... ¿no es esto precisamente lo que pasa en la vida misma?




sábado, 4 de febrero de 2012

EL BOOM QUE LLEGA DE LA MANO DE LA TECNOLOGÍA


El texto siguiente es
 una traducción
de un artículo del:
The Wall Street Journal,
de fecha 30 enero 2012 con título >
 "The Coming Tech-led Boom"
de Mark P.Mills y Julio M. Ottino. 

Enlace, abajo del todo.



Tres avances listos para transformar el siglo, tanto como anteriormente lo han hecho la telefonía o la electricidad.

En enero de 1912, los Estados Unidos salieron de una recesión de dos años. Se sucedieron diecinueve años, en un siglo de un increíble crecimiento económico. En términos reales, los americanos son ahora siete veces más ricos hoy en día.
En retrospectiva, parece obvio que las tecnologías emergentes de alrededor del año 1912 -electrificación, telefonía, el amanecer de la era del automóvil, la invención del acero y el amplificador de radio-, sostuvieron ese crecimiento.
Sin embargo, incluso los más informados o expertos, observadores de la época, no llegaron a darse cuenta de su poder de transformación.

En enero del 2012, nos situamos de nuevo en la cúspide de tres grandes transformaciones tecnológicas, con poder suficiente para rivalizar con las que se dieron en el siglo pasado.  Todas tienen sus epicentros en América: almacenamiento de datos, procesamiento -smart manufacturing-  y revolución inalámbrica.

La Tecnología de la Información ha entrado
en la era del gran almacenamiento de datos,
que hoy son virtualmente gratuitos.

Un aparato portátil como el iPhone, tiene una
potencia de procesamiento que sacaría los
colores a lo que inventaba IBM en los años 70.
Internet que está iendo hacia la "nube" - una red
de miles de centros de datos, con tanta potencia,
que cualquiera de ellos harían parecer antediluviana
a una supercomputadora de 1990.

Estamos en la era de nuevos mercados, antes nunca imaginados.


¿Y la segunda transformación? Manufactura especializada, o 'fabricación inteligente'. ('smart manufacturing). Este es el primer cambio estructural desde que Henry Ford lanzara el poder económico de la "producción en masa". Al mismo tiempo que vemos como evidente, que los sistemas de información y automatización se apliquen a la gestión de la cadena de suministro , entramos en una era donde la fabricación de productos se está revolucionando por la aparición
de la ciencia de los materiales. Los ingenieros, pronto diseñarán y construirán en el nivel molecular, optimizando las funciones e incluso creando nuevos materiales, mejorando radicalmente la calidad y reduciendo los residuos.


Están saliendo dispositivos y productos basados en ingeniería informática, que literalmente no existían hace unos pocos años: nuevas aleaciones de metales, grafito y carbono, en lugar de transistores de silicio (el grafito y el carbón permiten de forma radical una nueva clase de materiales electrónicos) y 'meta-materiales que tienen propiedades que no se dan en la naturaleza. Ejemplo: hacer que un objeto sea invisible, etc.

Esta era de los nuevos materiales será explosiva económicamente, cuando se combine con la impresión en 3D, también conocida como fabricación digital directa, literalmente imprime partes de los aparatos, usando ordenadores potentes, lásers y productos primarios de metales en polvo y plásticos. Están destacando ya aplicaciones para las articulaciones de pacientes, de cadera, aviones ligeros y más fuertes. O el Santo Grial algún día: un escritorio de impresión de todos los productos finales, desde ruedas hasta lavadoras.

La era de una producción y un diseño cuasi perfectos desatará un cambio a toda escala, en el modo en que hacemos las cosas, tanto como la revolución de la la agricultura hizo en los modos de cultivo. Y será definido no por la mano de obra barata, sino por talento de alto nivel.

Por último, se está desarrollando una revolución de las comunicaciones, donde pronto, la mayoría de los humanos del planeta se conectarán de forma inalámbrica.  Nunca
anteriormente, tantos miles de millones de personas,
-que aumentan día a día- habían tenido tanta capacidad de
comunicarse, de desenvolverse en redes sociales
y de comprar y vender en tiempo real.


Las implicaciones de un colapso radical en el costo de la conectividad sin cables son tan grandes como las que siguieron al amanecer de la telegrafía y de la telefonía.  El mundo inalámbrico, ligado con la nube, proporciona conexión barata, información y poder de procesamiento a casi todo el mundo y en todas partes. Esto trae tanto, rápidos cambios -por ejemplo, la Primavéra Arabe- como  grandes oportunidades.
Otra vez, tanto el origen y lanzamiento como el epicentro de esta tecnología están en América.

Pocos niegan que la tecnología impulse el crecimiento económico. También impulsa tanto el progreso social, como el progreso del estilo de vida, esto último del todo comprobado en apartados de ambiente y de salud.
Hay dos características que definen América y son esenciales para dar rienda suelta a las promesas del cambio tecnológico: una demografía joven, una cultura muy dinámica y un sistema educativo diverso.

Primero: la demografía. Sobre el 2020, América será más joven que China y más joven que la zona Euro, si es que existe, ésta última.  La juventud trae más que una base de trabajadores y de pagadores de impuestos; trae esa energía irrefrenable que impulsa todo. Amplificada y fermentada desde la experiencia de sus mayores, la juventud, desplegada en lo económico (USA es aún la economía más grande del mundo) no se debe de sobrestimar, especialmente en el contexto de otras dos fuerzas: nuestra cultura y nuestro sistema educativo.

La cultura Americana está particularmente dotada para tiempos tumultuosos y desafiantes. Una cultura no puede ser cambiada o copiada de la noche al día; es un rasgo de una persona, el tener, para usar un término físico, gran inercia. La nuestra se distingue por rasgos potentes, de forma incontrovertible: apertura mental, toma de riesgos, trabajo duro, alegría, un tono crítico para con el nacimiento de nuevas ideas y un pensamiento anti-establishment saludable.¿Dónde mejor podría un Apple o un Steve Jobs haber sobresalido o aparecido?

A continuación está nuestro sistema educativo, a menudo criticado por inadecuado a los desafíos globales. Pero la Educación Universitaria americana esquiva cualquier medida estadística ya que los rasgos que más despuntan son la flexibilidad y la diversidad de filosofías de la educación, de planes de estudio y profesorado. Hay una amplia y dinámica gama de enfoques en los Colegios y Universidades americanas. Bien: un sólo rango no es amoldable a todos los estudiantes del futuro.

Deberíamos recordar también que más de la mitad de las mejores 100 Universidades del mundo están en América, un hecho subrayado por el aumento de las matriculaciones  extranjeras. De acuerdo, otros países tienen estupendas Universidades y muchas más aparecerán a lo largo del tiempo pero de nuevo, el epicentro permanece aquí.

¿Qué deberían de hacer nuestros políticos para ayudar a marcar el paso en esta nueva era de crecimiento de la cultura del emprendimiento?
Mercados financieros líquidos, una política de impuestos sensible; lo mismo, una política de inmigración y políticas regulatorias equilibradas , permitirán el florecimiento del próximo boom. Pero lo esencial, la gasolina para esto es la innovación.
La promesa está en los movimientos tectónicos de la tecnología en curso.

El éxito de América no está predeterminado.
Pero las innovaciones tecnológicas de alrededor del año 2012 son profundas.
Ellas generarán cambios radicales en nuestra sociedad y en nuestra economía.
Todas las fuerzas están en su lugar.
It's a matter of when. Es una cuestión de cuándo.



Mr. Mills, físico y fundador de el Digital Power Group, 
escribe en la columna de Forbes Energy Intelligence.
Mr. Ottino es dean de la McCormick School de Ingeniería
 y Ciencias Aplicadas en la Northwestern University.


Sitúo a continuación la única fuente, que es directa, como les he dicho, del artículo,
ya que lo he traducido. link al artículo del WSJ original.
La elección de este artículo la he llevado a cabo por una mención que ha efectuado
McCoy en un post de @Cotizalia en el que lo ponderaba.



Les agradezco que visitaran el blog y que llegaran hasta aquí. 
Si lo desean pueden suscribirse, no serían muy frecuentes mis
apariciones en su correo electrónico, por tanto seré fácil.
Por otra parte, si desean comentar algo del artículo, pueden hacerlo
abajo. Un saludo y gracias.